Crema de espinacas y roquefort con bechamel

Receta de crema de espinacas y roquefort con bechamel

Cremosas espinacas salteadas con cebolleta y acompañadas de salsa bechamel y queso roquefort en forma de crema. Apto para vegetarianos, rico y completo.

¿Quieres ver los ingredientes para Crema de espinacas y roquefort con bechamel?

Descubre los ingredientes para hacer Crema de espinacas y roquefort con bechamel pinchando aquí:

¿Cómo hacer crema de espinacas y roquefort con bechamel?

1

Llevamos una cazuela al fuego, ponemos abundante agua con un poquito de sal y en el momento en el que comience a hervir, añadimos las espinacas.

2

Dejamos que cuezan unos 3 minutos, retiramos del fuego, escurrimos y si queremos que mantengan el color brillante, las pasamos a un recipiente con agua con hielo o las refrescamos bajo el grifo con agua fría. A continuación, las pasamos a un escurridor y dejamos que eliminen todo el agua posible.

3

Mientras, pelamos y picamos en brunoise la cebolleta y ponemos una sartén amplia al fuego con un par de nueces de mantequilla.

4

Cuando esté derretida, añadimos la cebolleta, sazonamos y dejamos que poche a fuego medio.

5

Pasamos las espinacas, bien escurridas a una tabla de cocina y con la ayuda de un cuchillo bien afilado, las picamos. Las pasamos a la sartén, condimentamos con un poquito de pimienta negra y nuez moscada, rectificamos de sal y las salteamos durante unos minutos.

6

Incorporamos a la sartén la harina y la cocinamos, removiendo constantemente con una cuchara de madera.

7

Pasados unos 3 minutos, ya estará bien cocinada, y entonces, toca el turno de añadir a la sartén la nata y la leche, que ya tendremos mezcladas en una jarra). Lo haremos poco a poco y sin dejar de remover hasta que la salsa comience a adquirir consistencia de una crema espesa.

8

Troceamos el queso en daditos, los repartimos por la sartén y de nuevo, mezclamos hasta que se funda.

9

Retiramos del fuego, pasamos la crema de espinacas y roquefort con bechamel a unos cuenquitos (preferiblemente de barro, para que mantenga más el calor) y servimos de inmediato, espolvoreando cada ración con un pelín que queso rallado.

Foto orientativa: Meal Makeover Moms

Nota del autor:

Si quieres "aligerar" el plato, puedes sustituir la nata líquida por leche e incluso usar leche desnatada.

Si quieres dar un toque crujiente al plato, en el momento de servir, una vez puesto el queso rallado, metemos la crema de espinacas en el horno y la gratinamos durante unos minutos.

Otras búsquedas relacionadas con "Crema de espinacas y roquefort con bechamel"